Día 61: El alegato de la Fiscalía y la impunidad

Comenzó el alegato de la fiscalía, que se extenderá a dos jornadas y culminará el viernes 1 de marzo.
Su principal característica fue que los fiscales aislaron el crimen de Mariano de todas las conexiones políticas que conducen a ampliar la investigación hacia los funcionarios de la Secretaría de Transporte, hacia quienes eran los jefes políticos de la Policía Federal y hacia los empresarios de Ugofe, que actualmente monopolizan la administración de todo el transporte ferroviario  metropolitano.
El equipo conducido por María Luz Jalbert  -ampliado por la Procuradora Gils Carbó (que actúa en representación del gobierno) con la designación de dos fiscales ad hoc dos meses después de comenzado el juicio- pasó por alto todas las pruebas acumuladas que involucran al poder político y a los empresarios.
Este abordaje debilita notablemente la acusación contra Pedraza como autor del plan criminal dirigido a aleccionar a los tercerizados, cuyas movilizaciones estaban poniendo en jaque fuertes negociados de la burocracia con Ugofe y el Estado, y el dominio político de ésta en el gremio.
Anuncios

Día 60: El alegato del Partido Obrero y la Correpi

El 22 de febrero –coincidente con el primer aniversario de la masacre de Once y el segundo de la detención de José Pedraza- fue el turno de nuestro alegato en el juicio por el crimen de Mariano.

Nuestras abogadas, Claudia Ferrero (Apel) y María del Carmen Verdú (Correpi), distribuyeron su exposición en tres partes. En primer lugar, presentaron un largo y minucioso desarrollo del marco general en el que se produjo el crimen de Mariano, poniendo de relieve todas las conexiones políticas y económicas, la red de complicidades e intereses recíprocos que aun hoy entrelazan a funcionarios, empresarios y burócratas sindicales en el negocio común de la administración del ferrocarril y la tercerización laboral; dentro de ese marco general, también desarrollaron las motivaciones políticas y económicas que José Pedraza y la burocracia de la UF tenían para acabar con el movimiento de lucha de los tercerizados. En segundo término, Ferrero y Verdú expusieron cómo sucedieron los hechos ocurridos el 20 de octubre de 2010 en Barracas y la participación criminal que tuvo en ellos cada uno de los imputados. Por último, las abogadas solicitaron la máxima pena que nuestra querella estaba jurídicamente habilitada para pedir -25 años de prisión, más accesorias y costas- para los 17 acusados. A lo largo de las casi siete horas que insumió el alegato, ambas señalaron reiteradas veces nuestro completo apoyo a la solicitud de la otra querella, que representa jurídicamente a la familia de Mariano, de prisión perpetua para Pedraza, Fernández y los jefes del operativo policial, entre otros. Además, solicitaron la apertura de nuevas investigaciones para determinar las responsabilidades por participación o encubrimiento de los funcionarios Juan Pablo Schiavi, Antonio Luna y Aníbal Fernández, entre otros; de los empresarios y gerentes  de Ugofe y de otros miembros de la lista Verde de José Pedraza y de la policía.

En la sala, estuvieron presentes Elsa Rodríguez y Beatriz, la mamá de Mariano, acompañadas de un público numeroso –dirigentes del Partido Obrero y otras fuerzas de izquierda, militantes y amigos de Mariano, dirigentes sindicales y de derechos humanos. En las puertas de tribunal, una multitud seguía atenta el alegato por altoparlantes que transmitían lo que ocurría en la sala. Otros miles, en puntos remotos de todo el país, hacían lo propio a través de internet y de las redes sociales. Sigue leyendo

Día 59: La querella de la familia, por el CELS,

La querella pidió este martes por la tarde al Tribunal Oral Criminal 21 que el jefe de la Unión Ferroviaria, José Pedraza, y su segundo, Juan “Gallego” Fernández, sean condenados como “instigadores” del asesinato de Mariano Ferreyra en 2010, mientras que pidió que se condene al barrabrava Cristian Favale y al ferroviario Gabriel “Payaso” Sánchez como “coautores” del crimen.

La representación de la familia del joven militante del Partido Obrero consideró que en juicio quedó “probado con certeza el rol de instigadores” del jefe gremial y su mano derecha en “un plan criminal previo” a los hechos.

El móvil para idear el crimen, sostuvo la defensa, era “conservar la hegemonía política” dentro de la Unión Ferroviaria y mantener “la estructura de negocio basado en la tercerización laboral”. Sigue leyendo

Día 58: El alegato que no fue, por Pablo Ferreyra*

Crónica de un alegato

8:02 AM, en casa: Mi último tweet en la cuenta @PabloRFerreyra refleja toda mi expectativa y la de mi familia; dice así: “Saliendo para Comodoro Py #JusticiaxMarianoFerreyra #FuePedraza #PerpetuaaPedraza”

8:45 AM, Comodoro Py:
 En esta mañana calurosa, la atmósfera general desborda de ansiedad. Miles de militantes en las puertas de Comodoro Py agitan banderas con la cara deMariano Ferreyra. Consignas de perpetua y cánticos completaban el panorama. Los medios hacen guardia, mientras muchos compañeros del Partido Obrero, de Marea Popular, del Gleyzer, de UTE, de H.I.J.O.S., del Santillán, etcétera, nos dan la garantía de que esta va a ser una jornada de lucha para reforzar el trabajo de los abogados y de la familia en el día del primer alegato.

9:00 AM, Tribunal Oral Criminal 21; Los abogados de la familia:
 El reputado abogado Alberto Bovino y los jóvenes abogados del CELS, Maximiliano Medina y Marcos Kotlik (secundados por Ezequiel “Pachu” María), llegan tempranísimo y ultiman detalles para comenzar con el extenso alegato en el que trabajan hace casi un mes, y que se llevaría de un tirón todo el día. Nueve, diez horas de relato que solamente sería interrumpido por el receso del almuerzo. El relato (un pormenorizado racconto a través de los hechos y las responsabilidades) será acompañado por material audiovisual.

9:30 AM, TOC 21: Prefectura organiza el ingreso a la sala. Compañeros del Partido Obrero ocupan sus lugares junto a los testigos que ayudaron a acumular la prueba suficiente para tener en el banquillo de los acusados al líder sindical José Pedraza, su segundo Juan Carlos Fernández, la patota ferroviaria y la policía federal acusada de liberar la zona del crimen. Roberto  Baradel, de SUTEBA y el Beto, Roberto Pianelli, del Sindicato del Subte, se acomodan en primera fila junto a familiares y amigos. Aguardamos, charlando, la llegada de Rubén “Pollo” Sobrero, histórico dirigente ferroviario opositor a Pedraza y testigo en la causa.

10:00 AM, TOC 21: El comisario Hugo Lompizano, imputado en esta causa, no está presente. Su abogada avisa que está en San Martín de los Andes. Ni la parte acusadora ni la fiscalía, ni mucho menos el Tribunal, fueron notificados de esta decisión de Lompizano.

11:20 AM, TOC 21: Nuestra querella, evaluando los posibles pedidos de nulidad y los riesgos de que se viera debilitado el alegato más importante del juicio, decide posponer el debate. Además, junto con la fiscalía y la otra querella pedimos la búsqueda y paradero de Hugo Lompizano. Sigue leyendo

Día 57: Favale no se hace cargo

En una breve declaración en la que no admitió preguntas, el barrabrava de Defensa y Justicia Cristian “Harry” Favale aseguró que no llevó armas ni mató a Mariano Ferreyra y que los ferroviarios lo ensuciaron e inculparon falsamente. “Yo fui, estuve, llevé un grupo de pibes, insultamos y tiramos piedras, pero no llevé armas”, dijo.

Luego de decir que estaba cansado por el viaje desde el penal hasta el Tribunal Oral en lo Criminal Nº21 de Comodoro Py, Favale, que es señalado como el autor de los disparos que mataron al militante del Partido Obrero, aseguró “no entender” lo que ocurrió y que concurría a actos ferroviarios para conseguir trabajo. “Era la forma de mostrar interés, por eso llevé gente, bombos redoblante, me puse la gorra y pechera en los distintos actos. Era la forma de apoyar a los ferroviarios”, relató Favale, en una muestra de los favores que debía prestar para obtener retribuciones de la Unión Ferroviaria.

“Muchas veces escuché decir que los ferroviarios no mataban a nadie- continuó Favale su breve relato-, quizá era una manera de echarme la culpa a mí, el único imputado no ferroviario”. Luego apuntó los cañones hacia Alejandro Benítez, un trabajador ferroviario que prestó testimonio bajo el programa de protección de testigos, y dijo que es el responsable de que él haya sido acusado.

“Él fue la primera persona que me acusó el 21 de octubre de 2010, me acusó falsamente, instaló mi imagen en todos los medios de comunicación, desvió y corrió la mirada hacia otra persona y evitó el mismo ser investigado.También me enteré que el señor Alejandro Benítez era uno de los que corría armado en primera línea, y muchas veces lo vieron en los videos al lado de quién corría.  Me ensució a mi y a toda mi familia. Tendría que estar acá imputado con nosotros”, dijo Favale.

A lo largo de las audiencias, el barrabrava de Defensa y Justicia fue identificado por más de diez testigos como quien efectuó los disparos que acabaron con la vida del joven militante del Partido Obrero el 20 de octubre de 2010.

El juicio está en su etapa final. Durante las audiencias de esta semana se reprodujeron escuchas telefónicas, entre las cuáles se pudo oír una conversación en la que Favale advertía desde la cárcel a su mujer:
“¡Nadie quiere decir nada! Me quieren engarronar a mí, pero mejor que se hagan cargo porque, si no, esto va a ser una explosión. La jueza va a saber que no miento. Si yo quedo en cana todo se va a pagar… Ellos no me pueden dejar en cana. Pedraza sacó un montón de papeles de su oficina, se quiere desligar de lo que pasó. ¡Si fueron ellos! Me quieren pagar… ¿Para que me haga cargo de qué? Mirá si voy a cobrar ocho mil pesos por mes para comerme 25 años acá adentro. Estos giles me quieren engarronar, pero yo al número de Pablo (Díaz) lo tengo bien guardado. Que se curta ese puto, que fue él… Yo voy a hablar…”.
Luego se oyeron otras conversaciones de Favale con los miembros de la Unión Ferroviaria imputados por el crimen y con abogados, en los que acordaban “no decir nada”. Hoy viernes repitió la fórmula, pero -por primera vez- acusó a los ferroviarios de querer “ensuciarlo”. Sigue leyendo

Día 56: Las escuchas de Tomada…

En la audiencia del 5 de febrero –la primera luego de un receso de dos semanas-, continuaron reproduciéndose las ´escuchas´ judiciales que constan en la causa. Las más significativas fueron las de las comunicaciones que mantuvieron el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y su vice, Noemí Rial, con Pedraza, después del crimen de Mariano.

Se trata de dos ´escuchas´ fundamentales, porque exponen las fluidas relaciones políticas y personales entre Pedraza y ambos funcionarios, cuando el sindicalista y mentor de la patota ya estaba siendo investigado como instigador del homicidio.

“¡Ministro”, saluda Pedraza a Tomada. “¡Mi querido!”, le devuelve Tomada en este diálogo producido el 14 de enero de 2011. Luego de intercambiar algunas chanzas como viejos amigos (Tomada trabajó como abogado para la Unión Ferroviaria), el ministro ´va a los bifes´ y le aconseja a Pedraza “trabajar políticamente a los tercerizados”. “A los tercerizados hay que trabajarlos sindicalmente, no son todos del PO o del PTS. Armar cursos de capacitación y hacerles la cabeza”, propone Tomada. Pedraza acota: “Bueno, nosotros estamos, hemos estado y estamos trabajando en eso”, y cita como ejemplo el caso del Sarmiento, donde –dice- “tratamos de meter gente militante para tratar de recuperarlo”. Por otra parte, Tomada pone a Pedraza al tanto de los acuerdos que tejió con Omar Maturano (La Fraternidad) “para que entre gente de él”, en medio del proceso de incorporación a planta de los ex tercerizados. Pedraza y Tomada se despiden deseándose buen fin de semana. Un mes más tarde, Pedraza sería detenido por la policía en su domicilio, un lujoso departamento valuado en más de un millón de dólares, en Puerto Madero Sigue leyendo

Inspección Ocular

Los jueces que investigan el crimen de Mariano Ferreyra realizaron la inspección ocular sobre el lugar en el que fue asesinado el joven militante del Partido Obrero, en octubre de 2010.

Los magistrados Horacio Días, Diego Barroetaveña y Carlos Bossi recorrieron la zona del Puente Bosch, en el barrio porteño de Barracas, junto a compañeros de Ferreyra que estuvieron ese día en la manifestación que realizaban cuando le dispararon a varios trabajadores.

En declaraciones a C5N, Marcelo, amigo de Mariano, mostró el lugar de donde salió el disparo que terminó con la vida de su compañero.

“Yo estaba delante de Mariano, a unos 15 o 20 metros, más cerca del tirador que de Mariano”, contó el joven.

Asimismo, recordó que él vio cuando disparaban hacia el medio de la manifestación y se corrió para refugiarse.

Marcelo aseguró que en el ataque “se puede distinguir un plan, porque venían corriendo hacia un grupo de se desconcentraba, lo que muestra la voluntad intelectual en el asesinato de Mariano”.

La medida de prueba  es una de las últimas a cumplir en el juicio que desde agosto lleva adelante el tribunal contra el ex secretario general de la Unión Ferroviaria José Pedraza y otros 16 acusados del crimen, entre empleados ferroviarios, allegados y policías.

Junto a los magistrados, inspeccionaron el lugar fiscales, querellantes y defensores, quienes revisaron la esquina de las calles Luján y Pedriel, donde Ferreyra cayó herido de muerte, y luego se dirigieron hacia la primera de las arterias, observando distintos puntos referidos por los testigos en las audiencias.

También se montó un cordón de seguridad por efectivos de la Gendarmería Nacional, algunos de los cuales tomaron imágenes en video de la diligencia procesal.

El juicio empezó el 9 de agosto y en el banquillo, además de Pedraza, están el secretario adjunto del gremio, Juan Carlos “Gallego” Fernández, ambos supuestos instigadores del crimen.

Como supuestos autores materiales figuran el ex barrabrava del club Defensa y Justicia y allegado a la Unión Ferroviaria, Cristian “Harry” Favale, -que se fotografió con el vice presidente Amado Boudou en un encuentro kirchnerista- y el delegado sindical Gabriel “Payaso” Sánchez.