Día 36: La desmemoria de los asesinos

El martes 6/11 declararon 5 testigos propuestos por la defensa. El punto en común entre ellos es que todos coincidían en que “grupos políticos” son los que generan caos en el ferrocarril, cortan las vías, protestan. Ahora bien, cuando les preguntaron sobre el motivo de las manifestaciones, los testigos aseguran “no saber por qué”.
El testigo desmemoriado

– ¿Ud. está tomando alguna medicación, Toreta? Le pregunto, porque me doy cuenta de que no recuerda nada – ironizó el presidente del tribunal ante el testigo más relevante de la jornada, Miguel Toreta.

Él era delegado en los talleres de Remedios de Escalada el día que asesinaron a Mariano Ferreyra y fue señalado por decenas de testigos como uno de los reclutadores de la patota y de ser participante del ataque. En dicho taller trabajan alrededor de 500 ferroviarios.

Resulta raro que, siendo delegado, no sabía por qué “tenían” que ir a “hacer acto de presencia”él y sus compañeros, en la estación Avellaneda el 20 de Octubre de 2010. Una de las conclusiones que sacó fue que debían evitar “que los piqueteros cortaran las vías”.

Cosa rara, también, que este referente gremial no tuviera conocimiento de los reclamos de los tercerizados. Él dice que se enteró por medio de la televisión de la existencia de los mismos. Se contradijo, luego, al afirmar que conoce la Cooperativa Unión del Mercosur pero que “no sabe cómo se maneja” e indicar que entre sus “compañeros”, el 20 de octubre, había algunos tercerizados que formaban parte del “acto de presencia”. Cuando le preguntaron qué hizo Fernandez por los tercerizados, respondió breve: “No recuerdo”.

Toreta vio ese día a Pablo Díaz, Claudio Alcorcel y Juan Carlos Pérez. Sostiene que son personas pacíficas que, el día del asesinato de Mariano y “como hacía mucho calor”, sólo los vio “tomando gaseosa a la sombra del puente”. Dijo no haber escuchado en ningún momento que Díaz emitiera alguna orden. Ellos, según Toreta, se retiraron del lugar en cuanto escucharon gritos y tiros. Se fueron corriendo, con algunos “compañeros lastimados y asustados”. Dijo que nadie dio la orden de retirarse y que, cuando llegaron al taller, todos se retiraron a sus domicilios.

En cuanto a los permisos gremiales para salir el 20 de octubre, Toreta comenta el simple procedimiento para obtenerlos: se envía planilla a Recursos Humanos. El 20, todos tuvieron ese permiso para salir. Un absoluto manejo de la empresa por parte de la burocracia.

Cuando le preguntaron al testigo si recordaba haberse comunicado o haber tenido alguna reunión con algún imputado en la causa, en momentos posteriores al hecho, la respuesta de Toreta fue otra vez “no recuerdo”. Sin embargo, ante la reiterativa desmemoria del testigo, la querella exhibió un informe de entradas y salidas del taller de Escalada en donde se precisaba que el 22 de octubre, Toreta había ido a una reunión de la Unión Ferroviaria de 8 a 10.43hs. Cuando le preguntaron cuál había sido el motivo de dicha reunión, Toreta dijo “no recuerdo”.

Otra vez.


La defensa se inquieta

El abogado defensor Freeland acusó al Tribunal de tratar de forma desigual a los “testigos del PO” en relación a los que brinda la defensa. El Tribunal lo negó y le remarcó a Freeland que ellos tendrán en cuenta todos los testimonios, incluyendo lo de los testigos que “no recuerdan nada”, o muy poco.

Otros testimonios

Los 4 testigos restantes también son ferroviarios: al 20 de octubre, la testigo Creado trabajaba en las oficinas del taller de Remedios de Escalada; Salgado, de pica boletos en la estación de Glew; Scarese, de boletera en Rafael Calzada y Valdez fiscalizaba en Estación Gerli.

Todos conocían a Pablo Díaz, que –casualmente- fue quien les consiguió el trabajo en el ferrocarril. Ninguno de ellos afirmó haber sido convocado a participar del “acto de presencia” el 20 de octubre. Se enteraron de lo que había sucedido dicho día -también todos- por medio de la televisión o por algunos comentarios de los pasajeros.

Los abogados querellantes no hicieron preguntas a estos testigos. Sus testimonios no aportan demasiado a la causa.

Niegan salida a Favale

La fiscalía y el tribunal se opusieron al pedido de la abogada de Favale que constaba de un permiso para que el imputado pudiera ir a visitar a su hermana a punto de ser operada.

Pedido de pruebas

La abogada Claudia Ferrero solicitó informes acerca de las CPU secuestradas pertenecientes a la secretaria de Pedraza, el diputado Fernández y de la oficina de Recursos Humanos de UGOFE.
El jueves le informarán si dan curso a su pedido.

Próxima audiencia

Como los abogados defensores desistieron de sus 4 próximos testigos, hoy el Tribunal llamará a los siguientes para que testifiquen. Ya estamos cerca de que comiencen a atestiguar por la causa los policías, completando la nómina criminal: burocracia, empresa y fuerzas represivas del Estado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s