Alfonso Severo: “Practicaban tiro en Constitución”

Las declaraciones de Alfonso Severo tuvieron una resonancia importante en la investigación de la causa contra José Pedraza y los asesinos de Mariano Ferreyra. El ex trabajador de la empresa Ferrobaires –y miembro activo del oficialismo pedracista de la Unión Ferroviaria – graficó en detalle la vinculación mafiosa entre las empresas UGOFE y Ferrobaires y el sindicato que, a priori, debiera estar al servicio de la representación de los intereses del trabajador.

Fueron dos días consecutivos de octubre de 2010. Habían pasado menos de 24 horas del asesinato de Mariano Ferreyra cuando Severo se presentó por primera vez en la comisaría 6ª de Gerli (Avellaneda). Eran las 4 y media de la madrugada del 21 de octubre y Severo aún trabajaba en Ferrobaires, como Gerente de Contingencias en Constitución (Hornos 11), pero estaba suspendido en sus funciones desde hacía un año. En esa primera denuncia explicó que su domicilio había sido baleado pocos minutos antes –poco antes de las 4 de la madrugada- y acusó a gente de la empresa Ferrobaires, que ya lo había agredido y suspendido de sus funciones un año atrás en Constitución. Severo no dijo mucho más, salvo un detalle: que fue miembro de la Lista Verde –de Pedraza- hasta el año 1989, en que pasó a un puesto jerárquico. Al parecer, no se lo perdonaron.

El segundo testimonio lo prestó ante la fiscal Graciela Caamaño en el Ministerio de Seguridad, que lo citó tras su primera denuncia. Fue solo un día después, entre 36 y 48 horas después de que asesinaran a Mariano e hirieran a Elsa Rodríguez. Allí ratificó su denuncia previa acerca de las amenazas y los negocios espurios de Ferrobaires, UGOFE y la UF, pero además agregó nombres y detalles físicos de los lugares en los que se guardaban armas y se otorgaban roles dentro de la empresa y el sindicato.

Entre otras cosas, explicó que en el Museo Ferroviario Bonaerense –en Avellaneda- estarían guardadas las armas utilizadas por “la gente de Ferrobaires” y que se las prestaban entre Héctor Carruega, gerente de Atención al Cliente,  Norberto Saldaña, de Encomiendas y Daniel Hess, de Ropería. Allí en Ropería, precisamente, dijo que era “vox populi” que también había armas y hasta dejó un croquis del lugar. La mafia de trabajadores fantasmas y tarjetas que encubría esta patota fue registrado con precisión en este artículo de plazademayo.com: http://www.plazademayo.com/2011/12/ferrobaires-los-gnocchi-de-la-mafia/

En el mismo dibujo y en su explicación, Severo vinculo a Antonio Luna –entonces y hasta hace dos meses subsecretario de Transorte que otorgaba los subsidios al ferrocarril y hombre del sindicato  La Fraternidad-, UGOFE, el Grupo Trezza –concesionario de Ferrobaires manejado por el interventor Antonio Maltana sosprechado de ser “hombre de Fernández”-, Pablo Díaz, Juan Carlos Fernández, Ricardo Martínez y José Pedraza –estos de la UF-.

Por último, Severo explicó que la patota solía practicar tiro en el sector de Encomienda –en Constitución- o en los Coches Comedores. No es lo único que sabe. Su declaración será clave –aunque intenten ocultarlo- y la patota lo sabe. Su secuestro no fue “al voleo”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s