Día 15: Un testimonio de la complicidad policial y otro de la relación entre barras y ‘canas’

La jornada 15 del juicio por el crimen de Mariano Ferreyra arrancó con un desliz propio de un sketch cómico cuando trajeron a declarar a un testigo en lugar de otro. En el momento de las preguntas de rigor se evidenció el error. Se trataba del Sub inspector Diego Rivas en lugar de otro de apellido Ribas. Subsanado mediante la lectura del testimonio del testigo en el proceso indagatorio, pasaron a declarar otros testigos. En la jornada de hoy todos los declarantes fueron policías.

La ronda siguió con la declaración del Sargento Fabricio Ariel Vergara que realizo tareas de investigación que lo llevaron a seguir al agente de la Side Riquelme, sospechado de ser el encargado de pagar los sobornos para conseguir la libertad de los primeros acusados, cuando todavía Pedraza estaba libre. Declaró que siguió en varias oportunidades visitas de Riquelme a la sede de independencia de la Unión Ferroviaria.

Al reanudarse la ronda de testigos declaró el subcomisario Eduardo Siris Catalán, que estaba a cargo de la comisaría 30 el 20 de octubre de 2010. En una declaración bastante floja buscó dar cobertura a quien fuera su subordinado, hoy procesado, el subcomisario Garay.

Señaló que se enteró de los incidentes a través del comando radioeléctrico y mandó a un agente de brigada de apellido Ortigoza a verificar la marcha de los acontecimientos. Al enterarse del primer ataque de la patota en el terraplén, apenas los manifestantes pasaron el puente Bosch, estando en la comisaría le fue a dar órdenes al subcomisario Garay para que se dirigiera al lugar de los hechos, pero éste ya estaba saliendo hacia allí por “motu propio”. No sabía bajo las órdenes de quién, pero se dirigía con dos patrulleros.

Aseguró que al momento del segundo ataque de la patota, que terminó con la vida de Mariano Ferreyra e hirió a 3 personas más, los policías a su cargo se vieron sobrepasados. Testigos que ya declararon anteriormente denunciaron que estos patrulleros dejaron pasar a la patota y reaparecieron después del ataque para cerrarle el paso a los manifestantes que corrían a los agresores, que huían después de disparar contra la movilización de los tercerizados.

“Me parece que las agresiones habían sido con piedras, cascotazos, insultos, nada más. Por eso nadie podía prever otra cosa a posteriori”, señaló Catalan. Y agregó: “nadie pensó que pudiera ocurrir lo que pasó”.

Su accionar después del ataque no fue superador. No detuvo a ningún agresor, ni fue capaz de auxiliar a los heridos, a pesar de que éstos le hicieron saber, al cruzarse en la avenida Velez Sarfield, que habían sido atacados a tiros.

Dejó en claro la complicidad del subcomisario Garay al señalar que, al preguntarle a su subordinado si había escuchado disparos o si había heridos de bala, éste le habría dicho que no. Extraño para alguien que no estaba muy lejos del lugar de los disparos. Además, según testimonios previos, al subcomisario Garay uno de los heridos le habría mostrado la herida de bala que tenía.

La del comisario Catalán es una declaración más que muestra el accionar de un cuerpo policial comprometido en el accionar impune de la patota sindical.

La jornada finalizó con la declaración de un testigo que complicó aún más a Cristian Harry Favale -acusado por el asesinato del joven militante del Partido Obrero- y evidenció la trama de connivencia entre el aparato de seguridad y los barrabravas. Esto se desprende de las escuchas que se leyeron entre el comisario Héctor Fernando González de la Comisaría 1° de Florencio Varela y el barrabrava de Defensa Justicia. Aquí se transcribe uno de los diálogos:

González: Te está buscando todo el mundo
Favale: Ya sé. Me llamaron del ferrocarril. Me quieren engarronar.
(…) Me voy a entregar pero antes quiero arreglar mi beneficio.
(…) Ellos me quieren poner un abogado. Si yo caigo en cana cuento todo y vamos todos.
(..) No me presento si no tengo garantías de que no voy a caer en cana. Acá hay mucha gente grosa, políticos, arriba de esto.

Por otra parte, el comisario de la Policía Bonaerense reveló que Favale participaba de reuniones en su seccional para organizar los operativos de seguridad en el estadio del club de Florencio Varela. Héctor Fernando González sostuvo que Favale “no era una voz autorizada de la hinchada” pero “era uno de los referentes de la segunda línea de la barra”. Además, destacó que participaba de esas reuniones a las que asistían cinco o seis personas.

“Era referente de alguno de los sectores, porque si estamos hablando de una hinchada que puede tener 3.000 hinchas y de esas reuniones participan cinco o seis personas debe ser referente (…) En las reuniones no era la voz cantante. A veces intervenía, participaba en el diálogo pero ignoro si tenía ascendencia en la gente”, declaró González ante el Tribunal Oral en lo Criminal 21. Y explicó que su comisaría tiene jurisdicción sobre la cancha de Defensa y Justicia.

González, asimismo, relató que conocía a Favale de la barrabrava y que intervino en la causa porque una comisión de la Policía Federal le pidió colaboración para dar con él. Luego quiso “desdecirse” y plantear que no había dicho que Favale fuera barrabrava, pero sus dichos previos habían sido contundentes.

El comisario relató que allanaron la casa de Favale pero no se lo encontró,. y que luego se trasladaron a la remisería donde trabajaba pero que el barrabrava tampoco estaba allí. Después lo llamó por teléfono a su Nextel.

“Me enteré que me allanaron mi casa pero yo no tengo nada que ver”, le respondió Favale a González. Éste le contestó: “Si no tenés nada que ver, presentante”. El comisario amplió: “Pero no se presentó y me dijo que se iba a ir a Chascomús”.

Las escuchas entre Favale y González fueron incorporadas como pruebas en el Tribunal, a pesar de los ya típicos artilugios de la defensa para impedirlo y plantear su nulidad.

“El día se caracterizó por los testimonios de la Policía. Es relevante lo de Catalán, superior del Subcomisario Garay, porque con lo poco que dijo quedó plasmada la responsabilidad de su subordinado por lo sucedido”, expresó anoche a Diario del Juicio la abogada querellante, Claudia Ferrero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s