Día 7: “Los patrulleros no estaban”

Testimonio de Federico Lugo, Emiliano Bonfliglio, Miguel Espeche y Arnaldo Esteban Duré Duarte. Los criminales siguen en silencio. Chicanas de los defensores.

“No hubo enfrentamiento” sino “un ataque” de la patota de la Unión Ferroviaria a los tercerizados, declaró hoy ante el tribunal el compañero Federico Lugo, quien estuvo aquel 20 de octubre con el grupo de trabajadores que recibió la agresión criminal de la banda de Pedraza y el “Gallego” Fernández.

Federico explicó que cuando la patota bajó de las vías, ya en jurisdicción de la capital, ellos organizaron un cordón para proteger a la gente más débil. “El cordón es atacado y nosotros devolvemos algunos piedrazos”, señaló.

En ese momento Federico vio, “en el medio de la calle (…) a una persona con un arma de fuego, que nos estaba apuntando”. Enseguida observó que Nelson Aguirre, uno de los heridos, se tomaba la pierna mientras gritaba: “Son balas de plomo”. Federico respondió detalladamente a un intenso interrogatorio preparado por la fiscal, María Luz Jalbert.

Antes de la declaración de Lugo, en otro recurso casi desesperado, el abogado Oscar Igounet, experto defensor de criminales y represores, y ahora representante de Guillermo Uño, pidió otra vez la suspensión del juicio porque el tribunal se niega a considerar que en Barracas hubo una “riña”, lo cual, según él, viola los “derechos constitucionales” de los procesados. El tribunal, por supuesto, se negó a hacer semejante cosa, aunque postergó hasta el lunes una definición sobre la nueva chicana de Igounet.

Las defensas de los imputados, ante lo aplastante de las pruebas y evidencias en contra de sus clientes, empiezan a transformarse en una suerte de horda jurídica. En la audiencia anterior, por ejemplo, pidieron la detención del abogado Gustavo Mendieta, letrado de los tercerizados, con el argumento ridículo de que había cometido “falso testimonio”. Obviamente, esas chicanas no son hechas con la finalidad de que prosperen, cosa que saben imposible, sino sólo de ganar tiempo. Los criminales necesitan alargar el juicio a la espera de un salvataje político, producto de sus acuerdos con el gobierno para la constitución de la CGT Balcarce con Gerardo “601” Martínez y el resto de los “gordos”.

Luego, Federico Lugo describió al tirador. Se trataba, dijo, de una persona “robusta”, que disparaba agazapado, con el arma empuñada “en la mano derecha”. La descripción coincide con la que hizo hace un par de días Eduardo Belliboni, quien luego, al verlo en los medios, advirtió que se trataba del barrabrava Cristian Favale.

“Yo veo a una persona –relató Federico- agazapada en medio de la calle, con un arma de puño que nos estaba apuntando, y escuché los estruendos y vi los fogonazos”. De todos modos, añadió, todavía entonces “no me imaginé que estaban tirando”, hasta que “desde atrás vi a Nelson (Aguirre) que nos gritaba: ‘¡Estoy herido, son balas de plomo!”. Luego, los patoteros “volvieron hacia el lado de las vías del Roca”.

El testimonio de Lugo coincidió con los anteriores al indicar que, pasando Avellaneda, ya en territorio de la capital federal, la policía bonaerense “nos reprimía con balas de gomas”. Más tarde, cuando fueron atacados a tiros, “los patrulleros (de la Policía Federal) no estaban”, aunque hasta minutos antes habían merodeado por la zona.

Al momento de la declaración de los testigos quedó evidenciada una vez más la estrategia de la defensa. En reiteradas ocasiones formularon preguntas del estilo: “¿Podría describir el enfrentamiento”. Las respuestas de los compañeros de Mariano, sin embargo, fueron lapidarias. Una y otra vez repusieron sin entrar en las provocaciones: “No se trató de un enfrentamiento, acá hubo un ataque criminal”.

Una descripción similar dio otro testigo, Emiliano Bonfiglio: “Vi a un hombre que disparaba, tenía las piernas semidobladas y el brazo estirado con una arma, en la pose de disparar hacia nosotros. Estaba de civil y creo recordar que estaba con una ropa oscura”. A su vez, hizo un pormenorizado relato de cómo fue el momento en que descubre a Mariano herido sobre el asfalto: “Cuando cruzamos Pedriel, más  o menos a la mitad de la calle, se escucharon gritos desde el fondo de la columna. Y me di vuelta y alcance a ver que la patota había bajado, venían corriendo en actitud intimidatoria. Ocupaban toda la calle. En ese momento yo camino hacia la esquina de Pedriel y veo que mis compañeros, que la columna, más que nada las mujeres y los niños se empiezan a correr hacia avenida Velez Sarfield. Y muchos compañeros armamos un cordón de seguridad para permitir que los compañeros que se estaban yendo no pudieran ser atacados. Yo retrocedo un poco para devolver el bombo y dárselo a una compañera. Cuando dejo el bombo veo a Mariano tirado en el piso. Estaba como desmayado, un compañero se acerca para asistirlo. Le agarra como una convulsión. Yo en ese momento no sabía si era por los nervios, por miedo”.

Por su parte, Miguel Espeche declaró que uno de los tiradores era “un hombre alto, en camisa o remera blanca, posición de tiro con el brazo extendido, apuntando hacia donde estábamos nosotros”. También describió con precisión el accionar de la policía, a la que acusó de “hacer un embudo” en el que dejaron a los manifestantes y tercerizados a expensas de los agresores, que primero los apedrearon y luego los balearon.Todos los testigos, a su vez, recordaron que los patrulleros venían siguiéndolos de cerca previo al ataque, desaparecieron durante el mismo y regresaron cuando la patota huía, para impedir que los agredidos pudieran perseguirlos.

Resultó especialmente conmovedor el testimonio de Arnaldo Esteban Duré Duarte, amigo de Mariano, quien se quebró en medio de su declaración porque, según dijo, podría haber hecho más para salvar la vida de Ferreyra. “Pienso que podría haber hecho más por él, podría habérmelo llevado del lugar”. Esa mañana, Arnaldo concurrió a la movilización por expreso pedido de Mariano, según relató.

Explicó que no “pertenecía a esa zona” y que concurrió para brindar apoyo. Que Mariano lo invitó a recorrer la zona de la estación. Que vieron mucha policía y un grupo de 15 personas que los miraban mal. Que estaban en la Estación Avellaneda y miraban hacia el local partidario en la calle Lebensohn. Que se debatió no realizar la actividad pero que se resolvió hacerla. Que tenían miedo. Que, claro, no esperaban lo que ocurrió. Que se siente “culpable”. Que tras el repliegue y la asamblea que decidió la retirada, comieron algo. Que Mariano y él charlaron sobre arte. Que le prometió llevarlo al teatro. Que se retiraban cuando alguien les gritó que precisaban ayuda. Que formaran un cordón de seguridad. Que se puso al lado de Mariano. Que le dieron un piedrazo en el ojo y ya no lo vio más. Que se refugió atrás de un árbol y que pensó que todos hicieron lo mismo. Que escuchó ruidos, como de pirotecnia. Que oyó tres tiros. Que cree que pudo haber hecho más por Mariano. Que su vida ya no es la misma.

“Pude haber hecho más por Mariano, mi vida no es la misma desde ese día”, dijo.

Por último, destacó la forma en que se produjo la movilización previa al ataque. Allí, describió, los manifestantes cantaban por la reincorporación y la respuesta eran “cosas muy agresivas como los vamos a matar, negros de mierda, piqueteros”. La respuesta fue unánime. “Unidad de los trabajadores”, cantaron.

El último testigo del día también tuvo una mención especial sobre el accionar policial: “En un momento veo que venían dos oficiales con escopeta, venían desde provincia, supongo que bonaerenses. No venían con chaleco. Venían con la boina de policía, camperas de policías. Uno venía con una escopeta, tirando directamente. Tirando hacia nosotros. En ese momento dos compañeros nuestros van a increparlos, y decirles por qué nos tiraban a nosotros que éramos los agredidos. Recién ahí cesaron de tirar”.

La audiencia finalizó con el crudo relato de Duarte. El lunes, a las 10, siguen los testimonios. Los acusados, mientras tanto, se hunden en su propio silencio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s