Día 5: El silencio, la valentía y la hostilidad.

Como se esperaba, en el quinto día del juicio que se está llevando a cabo por el asesinato de Mariano Ferreyra, los cinco policías acusados que restaban declarar, optaron por el silencio.

El máximo dirigente de la Unión Ferroviaria José Pedraza había iniciado el jueves pasado la estrategia de no declarar en esta parte del proceso, señalando igualmente, que podría llegar a declarar más adelante. Todos los acusados eligieron adoptar la misma actitud. Lo que muestra a la patota y a la policía actuando con la misma estrategia judicial. Un pacto de silencio de los que participaron del plan criminal que terminó con la vida de Mariano Ferreyra e hirió de bala a tres militantes del Partido Obrero.

Los policías que se negaron a declarar hoy son los subcomisarios José Ferreyra, Rolando Garay, Luis Echevarria, el principal Gastón Conti, y el cabo David Villalba. Frente a esto, el tribunal pasó a leer las declaraciones hechas en la instrucción de la causa por parte de cinco policías. Sorprendente resultó la declaración que leyeron de la indagatoria realizada a uno de los policías, el cabo de la Federal David Villalba, quien se encargaba de realizar la filmación durante la protesta de los tercerizados.

En su declaración ante la jueza de instrucción Wilma López aseguró que ningún superior presente en el lugar le ordenó seguir a los manifestantes (como si la policía se rigiera por un método de autoorganización, o de autodeterminación, sin órdenes de superiores). Señaló que los filmó desde 200 metros de distancia subido al terraplén del ferrocarril y que todas las pausas que hizo en la filmación, no registrando momentos claves, fueron para reubicarse o evitar los trenes que pasaban por el lugar que eligió para filmar. Entre los momentos que no registró se encuentra el momento en que la patota sindical descarga una balacera sobre los manifestantes que se estaban desconcentrando.

Luego, el presidente del Tribunal llamó a un cuarto intermedio hasta la tarde cuando comenzó la ronda de testigos. Arrancó con la declaración de Nelson Aguirre, militante del Partido Obrero, baleado por dos armas distintas, y que, al igual que Mariano Ferreyra, se movilizaba ese día junto a los trabajadores tercerizados para acompañar su reclamo.

Un testimonio que demostró la responsabilidad de la patota de Pedraza y de la Policía Federal.

A diferencia de los imputados de la patota de Pedraza y la Federal, Nelson, compañero de militancia de Mariano Ferreyra, tomó la palabra y declaró ante el tribunal redactando con absoluta claridad los hechos de aquel 20 de octubre de 2010.

A pesar del esfuerzo que significó para él recordar y describir cada hecho de ese día que se llevó la vida de un compañero e hirió a otros 3, entre los cuales se encontraba el propio Nelson, sus palabras fueron tan emotivas como contundentes. La responsabilidad de la policía Federal de liberar la zona para que la patota avance contra los compañeros fue resumida en una sola oración: “Cuando aparece la patota, los dos patrulleros desaparecen”. A su vez, declaró haber escuchado por lo menos 10 disparos de armas de fuego que venían del lado de la patota sindical y ver “a una persona disparando que sale a unos 30 metros de distancia en diagonal, agazapado, empuñando el arma y disparando.”

Ante estas declaraciones, el intento por parte de la defensa de hacer pasar los hechos del 20 de octubre como una riña entre grupos quedó ante los ojos de todos como un esfuerzo banal y ridículo.

Mención aparte merece el abogado defensor Oscar Igounet, quien fue aún más lejos y planteó que se trató de “una gigantesca gresca en la que hubo un aparato desplegado por el Polo Obrero y otras organizaciones para provocar”. Luego aclaró, que el intento de volver a cortar las vías era un “claro acto de provocación”. De esta manera, intentó colocar la lucha de los trabajadores tercerizados y al Partido Obrero y al resto de las organizaciones fuera de la legalidad. Ante esto, la abogada querellante Claudia Ferrero instó a terminar con estas maniobras respondiendo que  “El PO es legal, se presenta a elecciones y no voy a permitir esos dichos”.

Un enorme impulso para conseguir el castigo a los culpables y luchar contra la burocracia sindical

La jornada del día de hoy permite sacar dos importantes conclusiones. La primera es que los compañeros que fueron atacados por la patota asesina no tienen ningún miedo a declarar pues no tienen nada que ocultar. La segunda es que los imputados precisan especular con los tiempos para que se les asesore sobre cuándo es conveniente a la vez que hacen lobby y se alinean con la CGT Balcarce para conseguir la impunidad de la mano del Gobierno.

Los abogados de la defensa no cejarán en sus hostilidades hacia los compañeros agredidos. Estamos ante un juicio de características históricas. Con una enorme movilización se logró que Pedraza esté en el banquillo de los acusados para pagar por el crimen de Mariano Ferreyra. Fue un crimen contra la clase obrera que se organiza contra la precarización laboral. Tal fue el sentido de las palabras que nos dedicó Nelson Aguirre después de la audiencia del día de hoy. Los testigos necesitan el apoyo de todas la partes de la sociedad que no estén dispuestas a permitir que este modelo de mafia sindical y empresarial asesine y quede impune cobijado por el poder.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s