El asesino Favale, incorporado al “vatayón militante”

El 6 de noviembre de 2010, cuando hacía muy poco que estaba detenido, el barrabrava Cristian “Harry” Favale, uno de los asesinos de Mariano, le dijo a su mujer:

“…si Pablo Díaz (el organizador de la patota) no dice que fue él, yo voy a empezar a decir todo lo que sé, todo lo que dijo Pablo, todo… Yo, lo que pasa, es que después voy a tener que vivir, voy a tener que vivir con un cuidado bárbaro acá adentro” (escuchas telefónicas ordenas por el juzgado, casete 18, grabado por la auxiliar de inteligencia Cintia Bustamante, legajo de escuchas, tomo III, página 000557).

Favale no se equivocaba: en noviembre del año pasado, en una pelea entre internos, apuñaló a otro preso en el penal de Ezeiza. Todo indica que no fue una simple riña. En otras escuchas, él manifiesta su permanente temor de que Pablo Díaz, detenido en la misma unidad, lo mande a matar, y le anuncia a su esposa su disposición a defenderse. “Me quieren engarronar”, dice todo el tiempo.

Ahora, la agrupación kirchnerista Vatayón Militante, aun sin autorización del tribunal, lo lleva a actos “culturales” y lo saca del penal. Todo indica, por lo tanto, que han cambiado de táctica: algo están negociando con esta escoria para convencerlo de que le conviene quedarse callado.

Por un artículo del diario Clarín se sabe ahora que, a fojas 10012 del expediente por el asesinato de Mariano, el director judicial del Servicio Penitenciario Federal (SPF), prefecto Roberto Irusta, le informa al Tribunal Oral en lo Criminal 21 (TOC 21) que Favale y otros reclusos serían “trasladados” a la Feria del Trabajo, Arte y Cultura en la Academia Superior de Estudios Penitenciarios, en San Telmo (esa feria está en la calle Humberto I, donde antes funcionaba la cárcel de mujeres). El TOC 21 aclara que nunca autorizó la salida de Favale fuera del penal de Ezeiza, pero el SPF hizo lo que le dio la gana.

Barrabravas y grupos de choque

En otras escuchas, Favale recuerda que aquel 20 de octubre de 2010 fue a matar en compañía de “Loqui”, “El Rajid” y “Gabarra”, otros tres barras de Defensa y Justicia. Ahora, según la Presidenta, los barrabrava ya no son tales sino muchachos llenos de “pasión”, por los que ella siente “el mayor respeto”.

En definitiva, la degradación del oficialismo hace que en él empiece a predominar su concepción lumpen de la política. Esa concepción ya se vio en la constitución de aquella mutual de barrabravas que fue Hinchadas Unidas Argentinas (HUA), una organización de patoteros vinculada con Compromiso K, de Rudy Ulloa (él mismo un lumpen, que de chofer de Néstor Kirchner devino en poderoso empresario) y Carlos Zannini, secretario de Legal y Técnica de la presidencia y socio político del director del Servicio Penitenciario Federal, el murguero militante Víctor Hortel.

Marcelo Mallo, un matón vinculado con Alicia Kirchner, está en las dos agrupaciones y es el nexo entre una y otra. Mallo también fue la bisagra de la asociación de la cuñada presidencial con el narcotraficante Miguel Ángel “Mameluco” Villalba, de San Martín, candidato a intendente de ese partido por el Frente para la Victoria antes de ser detenido y condenado por su comercio con estupefacientes.

Claudia Ferrero, abogada del Partido Obrero y parte de la querella, pidió al tribunal una respuesta por escrito sobre las salidas de Favale. Se debe recordar que el ministro de Justicia, Julio Alak, dijo que todas las salidas tuvieron su autorización judicial. Ahora se sabe que eso es mentira.

Hay en este caso, además, otro problema de fondo: La Cámpora y agrupaciones afines como Vatayón Militante, con el jefe del Servicio Penitenciario Federal y algunos jueces “de la servilleta” (por lo menos en el caso del femicida Eduardo Vázquez y del barrabrava “Oveja” Pintos), han organizado una herramienta de reclutamiento para la formación de grupos de choque afines al oficialismo. Una suerte de “sintonía gruesa” de la represión “tercerizada” en tiempos de crisis.

La presencia de Favale en los actos de Vatayón Militante desmiente los dichos de la Presidenta cuando hizo, por cadena nacional, un intento de despegarse de una banda criminal que vive en las entrañas del oficialismo. Favale con el Vatayón Militante indica una continuidad con aquellas fotos que se sacó con Amado Boudou y Sandra Russo en las peñas K de la confitería La Puerto Rico.

No debe olvidarse, por otra parte, que el respaldo explícito de José Pedraza a la CGT Balcarce, y la presencia de sus representantes en las reuniones presidenciales con Gerardo “Batallón 601” Martínez y los otros “gordos”, sugiere fuertemente que algo se está negociando. Es necesario, por lo tanto, sostener la movilización popular para asegurar la condena a los asesinos de Mariano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s