Día 1: Comenzó el juicio a los asesinos de Mariano

Victoria de la movilización popular contra las chicanas y maniobras de la burocracia criminal

Como estaba previsto, el Tribunal Oral en lo Criminal 21 (TOC 21) rechazó el pedido de suspender el juicio a los asesinos de Mariano Ferreyra. Así, la movilización popular por la exigencia de castigo a la patota de José Pedraza y compañía consolidó su primera gran victoria: el juicio ha comenzado.

El pedido de nulidad había sido presentado por el abogado Oscar Igounet, defensor del imputado Guillermo Uño. Es de interés el nombre de Igounet, porque su estudio tiene larga experiencia en la defensa de asesinos seriales, como, por ejemplo, los miembros de la Fuerza Aérea que integraron grupos de tareas durante la dictadura militar. Dime quién te defiende… De todos modos, sigue pendiente un pedido de recusación al tribunal, presentado también por Igounet. La movilización no puede permitirse un solo paso atrás.

La conmoción pública generada por el crimen, y por la intensa campaña que exige justicia por Mariano, hace políticamente imposible la suspensión del juicio. Así, si bien admitió que el pedido de recusación sigue pendiente en otra instancia, el TOC 21 (lo preside Horacio Días y lo integran los jueces Diego Barroetaveña y Carlos Bossi), decidió “avanzar con el juicio”; es decir, con el debate oral y público que se desarrolla en la sala más grande de los tribunales de Comodoro Py.

En esa sala, en silla de ruedas, estuvo la compañera Elsa Rodríguez junto con Nelson Aguirre y Ariel Pintos, los compañeros heridos por la patota criminal. Nelson, como se sabe, se sometió a una operación clínicamente innecesaria sólo para recuperar el proyectil que le había quedado en el cuerpo y aportar así otro importante elemento de prueba.

Homicidio agravado

La sesión se desarrolló mientras una multitud cortaba Comodoro Py, frente al tribunal. Quizá por eso, el abogado de Pedraza, Carlos Froment, dejó caer un argumento sorprendente: que el proceso está “direccionado contra Pedraza”, por lo cual presentó otro pedido de nulidad que lo hunde a él mismo en el ridículo. El argumento muestra la debilidad de la defensa, su casi desesperación, sobre todo por lo que tiene de verdad: a pesar de la protección gubernamental, de los acuerdos de Pedraza con la CGT Balcarce para negociar su situación, de que su mujer y buena parte de su gente siguen en la dirección de la Ugofe y de la Secretaría de Transporte, la movilización popular ha logrado generar una oleada de repudio que torna especialmente difícil para el poder político amparar al asesino defendido por Froment. Por eso, el picapleitos desespera.

A pesar de las chicanas, la querella exige que no sólo la patota esté acusada de homicidio agravado, sino también la banda policial que liberó la zona cargue con la misma imputación y no, como pretende la defensa, con la de “abandono de persona”. En ese sentido el tribunal rechazó la petición de la defensa de los policías para zafar de la acusación de homicidio. La parte querellante podrá avanzar en su acusación de participes necesarios del homicidio agravado sobre los policías que están siendo juzgados. Conviene recordar, en ese sentido, que el gran bocón Aníbal Fernández, por entonces responsable político de la Policía Federal, dijo que la actitud de la fuerza a sus órdenes había sido “impecable”. Ahora, los “impecables” serán investigados por homicidio. El fiscal Fernando Fiszser señaló, “todos (la conducción de la UF, la patota que actuó en el lugar de los hechos y la policía) estaban conectados y coordinados cuando los acontecimientos se desarrollaban”.

El fiscal añadió que “la finalidad (de los criminales) era aleccionar a los (trabajadores) tercerizados para que no cortaran las vías y mantener en sus cargos a Pedraza y (Juan Carlos ‘Gallego’) Fernández”. Ellos hablaban permanentemente, mientras el crimen se cometía, con Pablo Díaz, que dirigía la patota en el terreno.

Ha comenzado, en definitiva, un juicio histórico, porque estamos ante un crimen político contra la clase obrera que lucha y se moviliza contra el trabajo precario, contra la superexplotación infame, por sacarse de encima la lacra de una burocracia corrompida que, una y otra vez, toca extremos de descomposición criminal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s