Crimen de Mariano Ferreyra: las escuchas que revelan el entramado entre la mafia sindical ferroviaria y el Estado

El asesinato político del joven militante del Partido Obrero puso en foco el articulado de negocios y complicidades entre la burocracia sindical de la Unión Ferroviaria y La Fraternidad con el gobierno nacional. Reproducimos por primera vez los audios que involucran a Juan Rosauro Araya -quien quedó como director del Ferrocarril Sarmiento, aunque prima el hermetismo oficial sobre si sigue en su cargo- con José Pedraza y en el armado de su defensa y de la patota. Asimismo, los  aportes financieros de Araya a la campaña electoral del kirchnerismo, sus vínculos con las sospechas de coimas a jueces de la Cámara de Casación y las escuchas que envuelven a los magistrados en este hecho. Además, los lazos de Sofse con el pedracismo.

Por Brian Majlin (@bniljam) y Daniel Mecca (@dmecca1)

-Juan Carlos Fernández: Juan, ¿Estas ocupado a la tarde?
-Araya: No, decime.
-Fernández: Para hablar con estos muchachos…
-Araya: Bueno, Bueno…
-Fernández: ¿A las 4 de la tarde?
-Araya: ¿A las 5 puede ser?
-Fernández: Bueno, a las 5.
-Araya: Listo.
-Fernández: Esuchame, anotá: Avellaneda 1071, Adrogué, hay un club ahí. El Club Brown viejo.
-Araya: Bueno…
-Fernández: Y lo que te pido: tené los teléfonos abiertos, los dos, porque yo les dije que… Hasta el lunes, pero que si tienen algún problema, que los citan o algo, que se puedan…
-Araya: Que se puedan comunicar conmigo…
-Fernández: Si no, si vos ponés algún penalista que vos conozcas que los atienda, viste, porque lo que quieren hacer es una presentación espontánea; están todos diciendo que ellos no tienen nada que ver, que no hicieron un carajo; un poco lo que hablaron con los abogados. Pero yo necesito juntarlos hoy, explicarles y tranquilizarlos un poco…
-Araya: Sí, sí, los tranquilizamos, no hagamos huevadas, viste… Tranquilo, uno la ansiedad ésta la conoce, qué se yo, así que… para tranquilizar un poco está bien, no hay ningún problema.
-Fernández: Dale.
-Araya: No hay ningún problema. ¿Y vos cómo andas, todo bien?
-Fernández: Y… complicado, preocupado; no sé cómo va a terminar, viste…
-Araya: Vamos a tratar de que termine lo mejor posible. Este… Han habido tormentas peores, eh.
-Fernández: Te digo que no cerrés los teléfonos, que cualquiera de ellos te puede llegar a llamar.
-Araya: Sí, sí, yo les dije ayer que cualquier cosa que me llamaran…
-Fernández: Les di los dos teléfonos, éste y el otro.
-Araya: Bueno, listo.

Las escuchas –cuyo audio difundimos por primera vez en el portal Justicia por Mariano– son del 24 de octubre de 2010 (Casette 3, lado A), sólo cuatro días después del crimen político de Mariano Ferreyra en manos de una patota organizada por la Unión Ferroviaria. El diálogo es entre el entonces número dos de la UF, Juan Carlos “Gallego” Fernández (condenado a 15 años por el asesinato de Ferreyra) y la mano derecha del sindicato en asuntos legales, el abogado Juan Rosauro Araya. Éste es -o era hasta hace un puñado de días, dado que desde la empresa pública oscilan entre negar modificaciones en su organigrama y haber eliminado la información de su sitio web (quitaron la solapa “Institucional”), mientras que la Secretaría de Transporte dice que le habría pedido la renuncia finalmente- el director de Operadora Ferroviaria Sociedad del Estado (Sofse), una de las empresas estatales que acaba de quedar nada menos que a cargo del manejo de la Línea Sarmiento.

el-crimen-de-mariano-ferreyra-1790126w645

SOFSE IMAGEN 2

En esta imagen se observa cómo quitaron la solapa “Institucional” donde figuraba el directorio de Sofse.

El diálogo reproducido confirma cuál fue el rol cómplice que cumplió Araya en la asesoría de la patota que perpetró el crimen de Mariano Ferreyra. Allí se lo puede escuchar cómo arregla con Fernández una reunión para “tranquilizar” a los “muchachos” (la patota), además de asesorarlos a sólo cuatro días del asesinato del joven militante del Partido Obrero. Meses después, el 11 de febrero de 2011 (casette N°6, lado A), Araya mantiene esta vez un diálogo con Pedraza donde le informa a éste sobre el allanamiento al sindicato de la Unión Ferroviaria. De la conversación se desprende cómo el abogado le transmite a Pedraza que hallaron un arma calibre 38 en la casa de Armando Roberto Matarazzo (miembro de Sofse y de la Unión Ferroviaria), arma de la cual Araya desconocía si estaba autorizada. Transcribimos en exclusiva el diálogo:

-Araya: Sí, Juan te llama.
-Pedraza: Ah, Juan, ¿cómo te va?
-Araya: ¿Qué tal cómo andás? Estamos terminando el procedimiento, falta un poquito (…); las oficinas tuyas, las de…
-Pedraza: Ya en mi casa también…
-Araya: ¿También en tu casa?
-Pedraza: Sí.
-Araya: Ah, bueno. ¿Están ahí todavía…?
-Pedraza: Ya se fueron…
-Araya: Bueno.
-Pedraza: Bueno.
-Araya: En la oficina de… Bueno, después te digo.
-Pedraza: ¿Eh?
-Araya: En la oficina de Matarazzo encontraron algo.
-Pedraza: ¿Encontraron qué?
-Araya: Encontraron un 38…
-Pedraza: ¿Ah, sí?
-Araya: Si, una Bersa…
-Pedraza ¿La pistola tenía balas?
-Araya: 8 (balas).
-Pedraza: Ah…
-Araya: Estaba completa, no estaba tocada. Tenía un recibo de compra, no sé de cuándo es el recibo de compra ni tampoco sé si la tiene denunciada al Renar.
-Pedraza: Claro…
-Araya: Eso sería importante que la tenga, ¿no?
-Pedraza: Bueno.
-Araya: Bueno, listo, chau viejo.

Juan Rosauro Araya, de 68 años y nacido en San Juan, fue nombrado presidente de SOFSE en 2010 (Ver imagen del Boletín Oficial) y ratificado en septiembre de 2012 en esa función. Más allá de ser director y de tener dos personas arriba, una de ellas bajo el mando Florencio Randazzo (el presidente de su partido HACER, Ariel Sebastián Bruschetti), Araya es –o era- el hombre fuerte de la empresa estatal. Araya está acusado en varios casos de corrupción por obras y mejoras nunca hechas o sobrevaluadas, por ejemplo en el tren a Mar del Plata. Pero Araya no es una isla. Los vínculos de Sofse con el pedracismo no se terminan ahí: en la creación de la empresa también figuran el ya nombrado Matarazzo y José Munafó (actual miembro del secretariado nacional de la UF). Ambos fueron del Belgrano Cargas y de la Cooperativa Unión del Mercosur, tercerizada a cargo de Pedraza y de la Unión Ferroviaria.

Araya boletin

Boletín oficial donde se registra la creación de Sofse.

Durante el control de la Unión Ferroviaria del Belgrano Cargas (que ahora es estatal y en su directorio figura el pedracista y secretario general de la UF, Sergio Sasia), Araya fue síndico de accionistas clase B. Es decir: representaba a los accionistas de la Unión Ferroviaria en el control de la empresa. Había sido asignado como síndico por el ex presidente Carlos Menem a fines de 1998. Por esa gestión fue imputado en la causa de desvío de fondos que le valió prisión preventiva al procesado ex ministro de Transporte, Ricardo Jaime, y a Pedraza (en obras a través de una empresa llamada ZONIS). El juez Bonadío le dio falta de mérito a Araya, pero no lo sobreseyó. En el Belgrano Cargas, Pedraza puso a su esposa (Graciela Coria) al frente del directorio y también a Ángel Stafforini, contador de la UF, actualmente procesado en la causa de las coimas, paralela a la del crimen de Mariano Ferreyra.

Incluso, en 2010, el ex secretario de transporte Juan Pablo Schiavi (procesado por la masacre de Once) tuvo que pedir la cancelación de una contratación directa que impulsó Araya desde Sofse de una obra valuada en casi 3 millones de pesos, según informó el diario La Nación (http://www.lanacion.com.ar/1633413-un-sindicalista-salpicado-por-el-crimen-de-mariano-ferreyra-en-el-tren-sarmiento). Se trataba de la reparación de vías del ferrocarril Belgrano en los trenes urbanos de la provincia de Chaco. El hecho implotó en el directorio de Sofse cuando uno de los ex directorios -Maximiliano Di Federico- no lo quiso firmar al considerar que era “ilegal, irregular e infundada”.

Los vínculos de Araya con Pedraza y la patota de la Unión Ferroviaria no terminan ahí: en la misma nota, se revela el dialogo que tuvo Araya con el barrabrava de Defensa y Justicia, Cristian Favale, condenado a 18 años de prisión como autor del crimen de Mariano Ferreyra. El diálogo se dio el 22 de octubre de 2010, dos días después del asesinato del joven militante del PO:

-Favale: Me quieren endosar la muerte del pibe Mariano Ferreyra…Doctor, yo no quiero ser el perejil, no sé si me entiende.
-Araya: A ver si nos conocemos un poquito, no va a haber perejiles en esta historia.
-Favale: No, yo sé que no me van a dejar tirado porque sé que la gente con la que me estaba manejando son gente grosa. Yo sé que si lo mandaron a usted, doctor, es por algo.
-Araya: Usted quédese tranquilo que estamos todos del mismo lado.

Aportantes del Frente para la Victoria

Cuando asesinaron a Mariano Ferreyra, Juan Araya no era un simple letrado de la Unión Ferroviaria, sino que era funcionario público, a cargo de Sofse. Pero sus vínculos con el kirchnerismo fueron aún más explícitos: Araya figura como aportante de la campaña del Frente Para la Victoria (FpV). En los listados de aportantes también están, entre otros, Juan Pablo Schiavi y Agustín Special. Este último era del gremio de La Fraternidad en Sofse, pero lo echaron por la pelea entre el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, y Omar Maturano, titular de La Fraternidad (No fue el único caso: en julio de este año, el gobierno nacional desplazó de la conducción de la empresa estatal ADIF -a cargo de la infraestructura y las obras ferroviarias-, a José Nicanor Villafañe, un hombre de La Fraternidad, y puso en su lugar a Ariel Franetovich).

Según figura en datos oficiales de la Cámara Nacional Electoral, Araya aportó en efectivo $ 3.200 el 10/08/2011, en la campaña correspondiente a las elecciones primarias de 2011 (Ver imagen aportantes). Schiavi aportó ese mismo día $4000 y Special, por su parte, desembolsó $3300.

APORTES ARAYA

El aporte financiero de Araya a la campaña del Frente para la Victoria.

También figura en la campaña de aportantes Antonio Luna ($4000), quien fuera el número dos de Schiavi en la secretaría de Transporte antes de que renunciara de su puesto tras la masacre ferroviaria de Once. En el marco del juicio por Mariano Ferreyra, Luna fue acusado por la querella de APEL “de actuar en la contratación fraudulenta de las empresas tercerizadas por medio de ´licitaciones privadas´ truchas, que eran el coto cerrado de funcionarios, empresarios y burócratas para embolsar un porcentaje todavía mayor de los subsidios estatales”. Luna era dirigente –aún lo es- de La Fraternidad. Otro de los que aportó en la misma campaña es Bruschetti –vicepresidente de Sofse- con $6000, con fecha 1/08/2011.

Coimas y contactos con la SIDE

A principios de este año, La Cámara Federal de Casación Penal confirmó el procesamiento a Pedraza en la causa cuya carátula es “tráfico de influencias”, por el supuesto intento de soborno a magistrados de la Cámara de Casación para conseguir su libertad, en el marco del crimen de Ferreyra. El juez Luis Rodríguez imputó a cinco personas por este hecho. Se trataría de una coima de 50 mil dólares a los tres jueces de la Sala III de la Cámara de Casación, Gustavo Wagner Mitchell, Eduardo Riggi y Mariano González Palazzo.

Los imputados son: José Pedraza; Ángel Stafforini (contador de la Unión Ferroviaria y ex vicepresidente del Belgrano Cargas, que llevaría el dinero para el pago de la coima); Octavio Aráoz de Lamadrid (ex juez federal de la Nación y supuesto nexo entre los jueces de la Cámara y los interesados); Juan José Riquelme (ex agente de la SIDE y asesor de sindicalistas en materia de “influencias” judiciales) y Luis Ameghino Escobar (ex empleado de Casación que debía “poner a dedo” los jueces que juzgarían a Pedraza y el resto de los acusados).

Según la causa, este ex prosecretario de la Secretaría general de la Cámara Nacional de Casación Penal –Luis Ameghino Escobar- manipuló el sorteo para que recayera en la sala III de Casación, donde Araoz de Lamadrid decía poder intervenir en la decisión de los jueces y lograr así la excarcelación de Pedraza y otros acusados.

Las escuchas telefónicas, obtenidas en el marco de la causa principal que investiga el crimen, recogen conversaciones de Pedraza antes de su detención. Un interlocutor le aclara que los supuestos sobornos son en dólares y no en pesos: “Son 50 mil verdes… verdes”. En esas escuchas se habla explícitamente de los jueces de la Cámara de Casación: Eduardo Riggi, directamente señalado como el juez que sería influenciable, y Gonzalo Palazzo. Según denunció APEL, el objetivo era obtener la libertad de los primeros detenidos por el crimen de Mariano Ferreyra y, de ese modo, garantizar la eximición de prisión de Pedraza de cara a un eventual procesamiento.

Y Juan Rosauro Araya no fue ajeno a estos hechos. Aquí trascribimos el diálogo entre Araya y Pedraza, donde este último le encarga al de Sofse que le consiga copia de los recursos de apelación porque el ex juez Araoz de Lamadrid se los había solicitado para llevárselo a Eduardo Riggi, de Casación. El ex Side Riquelme, a su vez, era el que le había pedido copias de los recursos a Pedraza para llevárselos a Araoz de Lamadrid.

-Juan Araya: Araya habla.
-Prensa UF: Espere un segundito.
-Araya: Gracias viejo, chau.
-Pedraza: Juan.
-Araya: Sí, Qué tal, José.
-Pedraza: ¿Cómo te va?
-Araya: Bien, ¿Cómo empezaste el año?
-Pedraza: Bien sí, bah, bien.
-Araya: Bue, cómo todos nosotros, bah.
-Pedraza: Sí, como todos nosotros.
-Araya: Exactamente. Decime José, porque Fernández me dijo que querías hablar conmigo.
-Pedraza: Mirá, yo voy a necesitar una copia de la apelación.
-Araya: ¿De la que se va a hacer ahora?
-Pedraza: Sí, de la que se va a presentar el jueves.
-Araya: Eso, bueno, che, yo mañana hablo con este hombre, igual dos cosas quería yo mañana: si lo consigo, ¿querés que charlemos un ratito con él?
-Pedraza: Eh, ¿cómo es?
-Araya: Si lo consigo, ¿querés que charlemos un ratito? Porque lo estoy tratando de comunicar y no me comunico… ¿querés que charlemos un poco con él o no?
-Pedraza: No, no no…
-Araya: Ah, directamente lo que va a presentar.
-Pedraza: Sí, una copia de lo que presenta.
-Araya: Bueno, listo, yo mañana trato de conseguírtela y te la acerco.
-Pedraza: La necesito para el jueves, así que no hay problema.
-Araya: Bueno, te la consigo y ya mañana la tiene que tener y te la llevo.
-Pedraza: Bueno, listo, dale.
-Araya: Dale, chau viejo, suerte.

En el juicio Froment –defensor de Pedraza- pidió la nulidad de las escuchas sobre el teléfono de Araya por ser un letrado y “simple asesor” de su cliente. Es decir: despreocupado por su labor en defensa de Pedraza fue más allá y, corporativamente, buscó proteger a Araya.

Pero hay más: el 04 de enero de 2011, Riquelme se comunicó precisamente con Pedraza desde el domicilio del “Dr. Eduardo” (Riggi) y mantienen el siguiente dialogo:
-Riquelme: Bueno, estoy aquí en el domicilio del Dr. Eduardo. El Dr. Eduardo me dice a qué hora del día jueves podemos tener copia de esta apelación.
-Pedraza: Y al mediodía, más o menos, a primera hora de la tarde…
-Riquelme: Bueno, bueno, él como presidente y en feria ya está preparando a la gente.
-Pedraza: Bueno, perfecto…
-Riquelme: Bueno, porque los amigos esos que compartieron la mesa.
-Pedraza: Sí.
-Riquelme: Son todos los que están de feria con él en la primera quincena…

El 21/01/11, Riquelme llama otra vez a Pedraza y mantienen el siguiente dialogo:
-Riquelme: Yo ya hablé con (el juez) Mitchell, quedé en tomar un café con él el día martes, te manda un gran abrazo, un gran saludo y tremendo agradecimiento por tu atención.
-Pedraza: Bueno.
-Riquelme: el Dr. Mitchell medio me dio a entender, o sea, un poco así a buen entendedor pocas palabras, ¿no es cierto?
-Pedraza: Sí.
-Riquelme: Y nosotros vamos a terminar el turno de feria y entonces esto pasa para adelante. Que significa esto: que al no tomar una decisión la Sala de Feria lo pasa para que sea sorteada la Sala a partir del 2 de febrero.
-Pedraza: Ajá.
-Riquelme: Lo cual favorece los planes de nuestro amigo Octavio [Araoz de Lamadrid].
-Pedraza: Sí, sí.
-Riquelme: No obstante, él había hablado ya con el tercer integrante de la Sala del cual es muy amigo.
-Pedraza: Sí…
-Riquelme: Palazzo
-Pedraza: ¿Cómo?
-Riquelme: González Palazzo…

El juez Rodríguez –promovido directamente por el gobierno nacional como juez titular del Juzgado Federal N°9- interpretó que todo el plan de coimas se llevó adelante con desconocimiento de los tres jueces hacia los cuales se dirigían los sobornos, a pesar de que aparecen de manera precisa y reiterativa en las escuchas telefónicas de la causa.

“Araya: Una pieza clave de la gestión ferroviaria”

El 22 de febrero de 2013 tuvo lugar el alegato de APEL y Correpi –en representación de los heridos Elsa Rodríguez, Nelson Aguirre y Ariel Pintos- en el juicio por el crimen de Mariano Ferreya. Claudio Ferrero, por APEL, indicó que “el asesinato de Mariano Ferreyra sacó a la superficie el carácter criminal de la burocracia sindical y su transformación en una casta empresarial que prospera mediante la explotación de los trabajadores de su propio gremio y puso asimismo al descubierto la trama mafiosa del armado del manejo en el transporte ferroviario, de parte de funcionarios, empresarios y sindicalistas”.

Ferrero resumió en el alegato el entramado entre la mafia sindical ferroviaria y el Estado: “La integración de la burocracia a la administración ferroviaria tuvo un salto cualitativo en 2008, cuando se crearon Sof SE y Adif SE. Al frente de esas empresas estatales fueron designados representantes de la Unión Ferroviaria y de La Fraternidad. En el caso de SOF SE, fue designado Juan Araya, el abogado de la UF que conocimos por las escuchas, organizando la defensa de la patota. Araya no es simplemente un abogado, como plantean las defensas, sino una pieza clave de la gestión ferroviaria y de este entramado”.

Pedraza en la cárcel: el doble carácter de la condena y la complicidad política

Por Daniel Mecca

“Condenar a José Ángel Pedraza por ser penalmente responsable del delito de homicidio en concurso ideal con homicidio en grado de tentativa, en calidad de partícipe necesario, a la pena de 15 años de prisión”.

Cuando se escucharon las palabras del juez Horacio Dias, presidente del Tribunal Oral Criminal N° 21, eran cerca de las ocho de la noche del viernes 19 de abril de 2013, en la sala de Comodoro Py. Afuera una multitud sintetizaba su grito y su lucha en una frase: “Perpetua a Pedraza”. Ese Pedraza que lentamente agachó la cabeza mientras oía su condena: nada más metafórico para representar el simbolismo político de la corrupción sindical y de la traición a los trabajadores.

La condena de 15 años a Pedraza no constituyó un acto de justicia por un crimen claramente político que involucró un

entrelazamiento tripartito de negocios entre el gobierno kirchnerista, la Unión Ferroviaria y las fuerzas represivas de la Policía Federal entonces encabezadas por Aníbal Fernández. Al otorgar 15 años y no darle la prisión Perpetua, la Justicia –que desestimó el “plan de tres patas”- le lavó el rostro cómplice al gobierno kirchnerista sobre este crimen. Fue un ángulo de carácter regimentador que materializa la idea oficialista de la “democratización” de la Justicia.

Fue, por un lado, un fallo sostenido con una demostración detallada del plan criminal por parte del propio Tribunal, que por sí mismo 20130419_154807justificaba las perpetuas. En este contexto, el juez Dias destacó que no existió una riña ni un enfrentamiento, que no hubo espontaneidad en el ataque de la patota ferroviaria; determinó que la convocatoria de dirigentes al lugar fue predeterminada por el sindicato de la UF y que los atacantes actuaron bajo la complicidad de la Federal. Aún más, Dias consignó que “existía de parte de la cabeza del sindicato un interés político y económico para reaccionar a los cortes” y que Pedraza “se preocupó para que Favale no hable” después del crimen. Pero los jueces –contradiciendo sus propios argumentos- redujeron las penas y las responsabilidades. E incluso atenuaron la causa al decir que a “nadie le convenía un muerto”, aludiendo a la Unión Ferroviaria. Sigue leyendo

“La pregunta de quién mató a Mariano tiene una respuesta que va más allá del que disparó”

Julián Morcillo y Alejandro Rath son los directores de Quién mató a Mariano Ferreyra,  película inspirada en el libro homónimo de Diego Rojas y que marca el debut actoral de Martín Caparrós. La movilización por justicia para Mariano llegó al cine.

Por Laura Sosa

Esperamos el desayuno en Café del Retiro, un bar que hace unos meses funcionó como locación de la película. Nos encontramos a unas cuadras del escenario que dio origen al film: Comodoro Py y el juicio a José Pedraza, acusado de instigador del asesinato de Mariano Ferreyra, militante del PO que luchaba contra la tercerización en el Ferrocarril Roca.

Quienes esperan son Julián Morcillo y Alejandro Rath, directores de Quién mató a Mariano Ferreyra, uno de los primeros afichelargometrajes del Ojo Obrero, organización que realiza cortometrajes de tinte político y clasista. Pero la movilización en torno al caso Mariano los llevó a una producción totalmente nueva, que incluso contó con el debut actoral del periodista y escritor Martín Caparrós. ¿Pero por qué una película cobre Mariano?

Alejandro: -Estábamos en deuda por no haber estado ahí. Por no haber estado con nuestras cámaras y que sirvan para esclarecer el caso. Estuvimos en el puente Pueyrredon, en el Argentinazo y ayudaron en esos casos para difundir. En el caso del puente incluso declaramos en el juicio para meter en cana a la bonaerense que disparó. Sentimos que la manera de saldar esa deuda era hacer una película que contribuyera a ganar al público a la idea de que Pedraza y sus cómplices tienen que ser condenados a perpetua.

-¿Cómo surgió la idea?

Julián: -El 21 de octubre salimos a entrevistar a participantes de la movilización y compañeros de Mariano, y empezamos a pensar en hacer una película con eso. Después hubo un festival muy grande en Plaza de Mayo y suspendimos para hacer un corto que se proyecte allí. El corto expresaba una estructura similar a la que encontramos en el libro de Diego Rojas. Después del festival nos encontramos y quedamos en hacer algo juntos. En el libro encontramos una estructura cinematográfica porque estaba montado en tres líneas narrativas. Era un buen material para una transposición al cine.

-¿Cuál es la relación entre la película y el libro?

libromarianoJulián: -Empezamos haciendo lo que son las semblanzas de Mariano por parte de sus allegados, familiares, amigos y compañeros de militancia. Simultáneamente trabajamos en el guion de lo que corresponde a una investigación periodística más dura, donde se estudia el negociado detrás de la tercerización, y la relación de los sindicatos con las barrabravas y el poder político del estado. No podíamos presentar toda esa información de manera documental y empezamos a pensar en crear el personaje de un periodista que desarrolle esa investigación y haga el camino de Diego interpelando a que el público lo acompañe.

Alejandro: -En el libro hay una línea más, literaria, que repasa lo sucedido por horarios, donde se toma licencias poéticas. Ahí fue más fácil encontrar un correlato ficcional. Sigue leyendo

El 4 de Abril se estrena “¿Quién mató a Mariano Ferreyra?”

Imagen

El próximo jueves 4 de abril se estrenará “¿Quién mató a Mariano Ferreyra?”, un largometraje basado en el libro homónimo de Diego Rojas.  La película relata la investigación del asesinato del joven militante, ocurrido en octubre de 2010.

El periodista Andrés Oviedo -interpretado por Martín Caparrós en su  debut protagónico en cine- debe escribir sobre el asesinato de Mariano Ferreyra para la revista en la que trabaja. A lo largo de la historia Oviedo realiza una serie de entrevistas y dialoga con distintos familiares  y amigos de Ferreyra. La búsqueda de la verdad y de las razones profundas del crimen lo llevan a enfrentarse con sus editores, que lo desplazan del  caso. Ante las complicaciones que se le presentan  Andrés duda en seguir adelante con la investigación, pero el impulso de su hija, de la misma generación que Mariano, lo ayuda a continuar.

La película, dirigida por Julián Morcillo y Alejandro Rath, está protagonizada por Martín Caparrós en el papel de Andrés Oviedo y cuenta con las participaciones de Enrique Piñeyro (actor  y director de Whisky Romeo Zulu y  El Rati Horror Show, entre otras), Leonor Manso, Soledad Villamil e Iván Moschner, entre otros.

El film se estrena a la par de la resolución de la justicia sobre el caso Ferreyra. Los jueces del Tribunal Oral que juzga el homicidio deberán expedirse sobre la culpabilidad de José Pedraza, máximo dirigente de la Unión Ferroviaria, cuya voz es expuesta en la película, que exhibe la única entrevista que el sindicalista otorgó luego del asesinato de Mariano Ferreyra.

Sigue leyendo

Pedraza, Righi, el crimen y la Justicia

Por Diego Genoud

Eran las 23.02 cuando el teléfono sonó en el departamento de José Pedraza en Puerto Madero. El llamado provenía de uno de los estudios jurídicos más reconocidos de Buenos Aires, el que dirige Esteban Righi, en Barrio Norte.

Se sabe, por los registros que las empresas de telefonía entregaron a la Justicia, que la conversación duró dos minutos. El jefe de la Unión Ferroviaria figuraba ya hacía tiempo entre los clientes del buffet del entonces Procurador General de la Nación, un funcionario que combinaba todavía una eficaz gestión al servicio del kirchnerismo y su credencial de setentista efímero pero destacado.

No hubiera sido una comunicación inusual si no fuera porque 36 horas antes Pedraza había comandado por teléfono –desde la sede de pedrazala Unión Ferroviaria- la emboscada que terminó con el crimen de Mariano Ferreyra en las inmediaciones de la estación Avellaneda.

Y si ese diálogo de dos minutos, del 22 de octubre de 2010 en la noche vip de Puerto Madero, no hubiera desencadenado otro que se produjo cuatro minutos más tarde. A las 23.08, un miembro del estudio Righi y Asociados se comunicó con el teléfono particular de Cristian “Harry” Favale, el principal acusado por el asesinato del militante del Partido Obrero, en su casa de Florencio Varela. El brazo ejecutor de una guerra frontal y sostenida –desde arriba hacia abajo- contra la lucha de los tercerizados por ingresar a la formalidad laboral.

Pedraza rompió esa noche una tradición. No se contactaba con su defensa para interiorizarse sobre las causas que lo involucran personalmente sino para pedir por “Harry” Favale, un ex barra brava del que buscaría desligarse en público.

El contacto con Florencio Varela también fue breve y derivó en un nuevo y último llamado del estudio a Pedraza, a las 23.12. Se supone que fue para ponerlo al tanto de algo. Finalmente, ya cerca de la medianoche, hubo un diálogo más entre Pedraza y el “Gallego” Juan Carlos Fernández, el número dos de la UF que -de acuerdo a las querellas- fue el jefe operativo de la cacería que consumó un grupo armado del sindicato.

Por alguna razón, el estudio Righi finalmente no se hizo cargo de la defensa de Favale. Y el contenido de las comunicaciones no se Esteban-Righi-y-Néstor-Kirchner-300conoce porque la Justicia ordenó pinchar los teléfonos de los protagonistas bastante más tarde. Sin embargo, la descripción de esa seguidilla de llamados fue detallada por el abogado del CELS, Maximiliano Medina, en su alegato ante el juzgado como uno de los elementos centrales que prueban la relación estrecha entre Pedraza y Favale. O lo que es lo mismo, entre Pedraza y el crimen. Sigue leyendo

Día 68: Dos policías que “no sabían lo que pasaba”

Hoy alegaron los defensores del comisario Jorge Ferreyra y el subcomisario Luis Echavarría. Ferreyra, junto al comisario inspector Luis Osvaldo Mansilla y al subcomisario Claudio Premuda, conformaban la jefatura de la División Roca de la Policía Federal. Los tres quedaron implicados en la causa que siguió al crimen de Mariano, pero sólo Mansilla y Ferreyra llegaron a juicio. Premuda fue asesinado a principios de 2011, supuestamente en un tiroteo mientras resistía un intento de asalto.

El abogado de Ferreyra comenzó su alegato señalando que compartía “lo que dijo la doctora Ferrero, respecto a la conmoción política y social que significó el asesinato de Mariano Ferreyra. Como ciudadano, es un hecho que me avergüenza. La acusación dijo que este es un crimen político: lo comparto, en relación a que se trato un asesinato en una movilización, pero no acepto que este sea un juicio político, que no se observe la garantía penal”.

Este es un juicio legal, que debe fundar sus sentencias en la lógica”, prosiguió. Dicho esto, el abogado vulneró varias veces las leyes de la lógica y el sentido común más elemental. Sigue leyendo